sábado, 24 de septiembre de 2016

Héctor Gutiérrez cortó la única oreja en la reampliación de la temporada de Novilladas en la Plaza México.

El novillero hidrocálido Héctor Gutiérrez cortó la única oreja en la reampliación de la temporada de Novilladas en la Plaza México.

La actuación de Héctor, así com ode su compañeros Francisco Martínez y Roberto Román, fue de mucho mérito porque durante toda la tarde llovió en la Plaza México, cuyo ruedo se convirtió en un barrizal.

El encierro de la ganadería de Caparica, muy bien presentado, no se pareció en nada al de hace unos meses, donde hubo astados de mucha calidad; ayer hubo aspereza y si acaso, dos de ellos, el que abrió plaza para Francisco Martínez y el quinto de Héctor Gutiérrez sobresalieron, pero el resto fue malo.

Gutiérrez consiguió ese triunfo no solo tras la faena el quinto, sino con lo realizado en su primero, pues fue un astado al que pocos le habrían apostado y el hidrocálido lo hizo, solo que pinchó.

Martínez consiguió una actuación firme, con momentos de mucha calidad pero sobretodo de emoción, incluso llegando a sostener una disputa con el capote en un intercambio de quites con Gutiérrez, lo que emocionó la público que soportó durante todo el festejo una lluvia que obligó incluso a que los monosabios tuvieran que acondicionar el ruedo.

Martínez mató tres astados, uno de ellos el de Roberto Román, sexto de la tarde, bravo y enrazado que lo revolcó de fea manera y lo dejó inconsciente hasta llegar a la enfermería.

Román en su primero tuvo actitud, ese valor que le caracteriza y que agrada al público que lo ve torear, pero sobre todo pararse de los revolcones sin mirarse siquiera la ropa.